La Cámara de Comercio de Guatemala, a través de su Unidad de Comercio Electrónico, con el apoyo de la Cámara de Comercio Argentina y Kantar, tiene el agrado de dar a conocer el 2do. Estudio de Comercio Electrónico Nacional, el cual se ha enfocado en tres fases que son: Pre-Covid-19, durante Covid-19 y después del Covid-19, esto con el fin de comprender como ha cambiado el comportamiento y los hábitos de los consumidores online durante la pandemia.
El Estudio nos presenta el evidente crecimiento de las compras online en el país, dando como resultado que 8 de cada 10 personas compren en la actualidad desde sus hogares en tiendas y comercios en línea y que el 73% haya realizado alguna compra en el último año.
A diferencia del Primer Estudio de Comercio Electrónico presentado a inicios del 2019, en donde la preferencia de los guatemaltecos por las compras en el extranjero era notablemente mayor ha variado para este 2020, generando un exponencial crecimiento de las compras online en tiendas y comercios locales.
Según el termómetro estudiado, al mes de julio 2020 existen en el país 5,000 empresas vendiendo vía online, generando una proyección de las ventas en tiendas locales de US$ 240 millones de dólares, con un crecimiento del 118% por ciento, presentándose como una solución eficiente para los guatemaltecos de proveerse de productos de primera necesidad sin salir de casa, así como también de ahorrar tiempo y dinero.
Asimismo, también se revela el uso intensivo del internet, a través de los diferentes buscadores de información, seguidos por el Facebook de las marcas al momento de tomar una decisión de compra.
El Coronavirus trajo grandes cambios en el estilo de vida de las personas alrededor del mundo y Guatemala no ha sido la excepción, ya que las empresas han debido migrar sus ventas a canales virtuales que les permitan seguir vendiendo sus productos. Se proyecta que el crecimiento para finales del 2020 sea del 152% de empresas locales o nacionales.
A medida que ha ido avanzando la situación del COVID-19 también ha crecido la preferencia por los pagos electrónicos, con una alta expectativa que esto continúe más allá al final de la crisis, dando como resultado que se prefiera en un 57% más que antes el pago vía electrónica, ante un 43% que indica que sus preferencias de pago no han variado y un 58% que asegura que seguirá prefiriendo después de la pandemia seguir consumiendo a través de pagos electrónicos